Un negocio minorista en Colombia puede registrar en metabases de datos una inmensa cantidad de transacciones en torno a la satisfacción de compra de sus clientes, definiendo gustos y sentimientos de cada cliente y, de este modo, poder ofrecer varios productos y servicios determinados gracias al big data.

Si se hace un análisis de lo que conlleva aplicar big data en empresas con operaciones en Colombia hay que mencionar el aprovechamiento, uso y manipulación de enormes volúmenes de datos —tanto estructurados como no estructurados— que posee una empresa para valorar toda la información que contiene la misma.

De este modo, como bien imaginas, se vuelve muy competitiva. Además, cabe resaltar el papel que cumple esta tecnología para pasar de la información clave a una toma de decisiones más idónea y con repercusiones a futuro.

Inserción del big data en empresas a lo largo del tiempo en Colombia

En la década de los años noventa, el almacenamiento de la información tenía un coste muy elevado para ciertas compañías instauradas en Colombia. Así, la preservación de uno a dos terabytes de datos oscilaba a un costo cercano a US 300 000 en materia de infraestructura. Si comparas la situación actual con hace unos años, se ha evidenciado que en este país las mayores dificultades para la implementación del big data han sido la cultura, el presupuesto y el poco conocimiento.

Aunque se ha desconocido la creación de valor mediante este concepto, el sector empresarial en Colombia apuesta por optimizar los procesos de negocios, la innovación y el servicio al cliente. Actualmente, las empresas que han apuntado a estrategias para desarrollar la productividad —como las aseguradoras y las que pertenecen al sector financiero— utilizan esta tecnología de revolución 4.0, el big data, para comprender el comportamiento de los clientes desde distintos ámbitos y poder generar más reflexiones en diversos ambientes.